El ocaso ¿de los Dioses?

12 02 2012

El ocaso… ¿mito o realidad?
Es probable que hayamos escuchado de que los Dioses (en la antigüedad y en la actualidad) son inmortales, pero ¿si no lo son?
Estrictamente hablando si los Dioses son inmortales significa que no morirán nunca (adj. y com. Que no puede morir, fuente: http://wordreference.com consultado el 12 de febrero de 2012) y entonces encontramos una paradoja (ret. Figura de pensamiento que consiste en emplear expresiones o frases que expresan contradicción, fuente: http://wordreference.com consultado el 12 de febrero de 2012).
La obra de Wagner es el capítulo final de un conjunto de óperas El Oro del Rhin, La Walkyria, Sigfrido y El Ocaso de los Dioses, siendo esta última la que el maestro comenzó con una tetralogía, por el final.
Los Dioses, según las creencias generalizadas en todos los tiempos, en todas las religiones, son seres que no padecen los problemas sentimentales de los simples seres mortales que padecemos de celos, ira, lujuria, en fin, todo tipo de acciones, conductas y pensamientos que son condenados por las divinidades. Pero en esta obra vemos que los Dioses son capaces de eso y más.
Lejos de escandalizarnos por cuestiones meramente carnales, al final de la puesta en escena, el amor (aunque para muchas personas eso no existe) orilla a una ex – diosa a compartir el sueño eterno con su esposo terrenal, quien a causa de una bebida mágica, hace que la olvide cuando va en busca de aventuras (porque su espíritu aventurero no lo deja en paz) y rompe el juramento de amarla por siempre.
Vela hace un comentario que durante la conferencia previa a la ópera provoca comentarios y risitas nerviosas al decir que las mujeres enfurecidas son de cuidado, pero nuestra experiencia nos dice que el preludio de situaciones controvertidas puede ser mucho mayor.
Amor, celos, ira, furia, son sentimientos que, al pasar los años y los siglos, la humanidad no puede dominar del todo y eso, crea consecuencias donde personas por malos entendidos, pueden pagar los platos rotos en cualquier tipo de relación.





Un día más con Concepción Ortega

8 11 2011

Un día más en el Taller de Redacción.

La Casa de las Humanidades me recibió con una inusual panorámica. El sol caía a plomo con un ángulo aproximado de menos de 75º, obligando a entrecerrar los ojos para poder mirar la fachada de la casa. Alrededor de las 13 horas entré puntual para asistir a este taller donde la maestra Concepción Ortega se da a la tarea de brindarnos los elementos necesarios para armonizar un escrito.

Aconsejó primero darles una estructura, ordenar las frases para que una vez leídas podamos sentir la armonía del escrito.

¿Cómo armonizarlo? Relacionando las partes, dándoles un ritmo narrativo para combinar las necesidades del escrito.

Dicta la experiencia de la maestra Concepción que ha encontrado escritos expositivos “atascados” de datos; si nos encontramos en ese caso, recomienda que éstos sean organizados en un apéndice y que sólo nos quedemos con el dato primordial, que de sustento a nuestro escrito y en el que se refleje lo que queremos decir.

Llevamos a cabo dos ejercicios en clase y uno lo trajimos de tarea. El primero me sirvió para que jugando a manera de rompezabezas diseñáramos una estructura con las frases que teníamos escritas en el papel aplicando un nivel jerárquico 1.

Me gustan los rompecabezas…

Cualquiera que sea el tipo de escritor que representamos, debemos escribir las ideas y después darle la estructura de acuerdo al nivel jerárquico de que se trate. Necesitamos a toda costa evitar el bloqueo mental. Para ello es importante determinar los puntos principales de nuestro escrito.

El ejercicio 2 tuvo un nivel de dificultad mayor que el primero, donde el título del documento es un elemento que nos da la idea de qué se va a atratar.

Juntos, mis compañeros y yo, colaboramos en el análisis del resultado del ejercicio. Este es el ejercicio que comparto con ustedes, para que en un correo (ibqvictorhugo1966@gmail.com) me envíen sus resultados, o si lo prefieren, los invito a que en la sección de comentarios, nos compartan los resultados a los que llegaron con sus respectivos argumentos.

Instrucciones.- Señale cuál es el orden más adecuado de las frases que se enlistan a continuación, para estructurar un texto claro y coherente acerca del tema que se indica en el encabezado.

El comercio del libro en México

A. La oferta editorial en nuestro país.

B. Tendencias y perspectivas de la comercialización del libro.

C. Historia del comercio del libro en el mundo y en México.

D. Tipos de comercialización del libro y características de cada uno de ellos.

¿Cuál es tu respuesta? Escribe en la sección de comentarios el orden de la estructura que  encontraste.





Un día más…

14 10 2011

El día transcurrió en medio de un mar de compromisos institucionales y personales que atender. Como pude ajusté mis tiempos de traslado para ir de un lugar a otro de la ciudad. La cita inamovible fue, por supuesto, con la maestra Concepción Ortega. Las dos horas que comparto con ella y mis compañeros de pupitre, son de verdadero aprendizaje, constante y sin cortes, rompiendo todo tipo de paradigmas que, a manera de una armadura oxidada, se diluyen con el sudor del esfuerzo intelectual.

Hoy traté de recuperar un poco la sesión anterior, la 3, que perdí por motivos académicos ¿eh? estuve en Villahermosa participando en el 11º Congreso Retos y Expectativas de la Universidad, del cual pueden encontrar referencias en las entradas anteriores a esta.

La maestra Concepción amablemente trató de hacer un breve repaso de lo tratado en el día anterior, pero realmente fue muy, pero muy breve. Hice mi acostumbrada grabación en archivos de audio de la clase para retomar las ideas con más calma y a continuación comparto algunas ideas relevantes que rescaté de mi memoria:

  • En nuestros escritos debemos tener coherencia para invitar al lector a entender un problema y que conozca nuestra postura al respecto de su solución, que puede solo resultar en una opinión.
  • Las conclusiones deberán estar sustentadas en los argumentos que exponemos en el escrito.
  • La esencia de un escrito es tener una opinión, una postura o una solución.
  • Al momento de escribir podemos tener dudas lingüísticas y las debemos solucionar con una serie de recursos para aprender a manejarnos en nuestro ámbito con soltura.
  • Recordar los aprendizajes (que seguramente tuve) sobre la gramática y ortografía me resultó difícil, retomé algunos con la plática de la maestra, pero realmente no representaron ni el 20% de los conceptos que abordó.
  • Las matemáticas son un ejemplo de un sistema simbólico de comunicación (ahora menos entiendo a los matemáticos).
  • Es necesario formularse las dudas lingüísticas para buscar soluciones en los recursos adecuados.
    1. 中國是表意文字
    2. 中国語は表意文字です。
  • La primer frase es en el idioma chino (claro, es el resultado del traductor de Google) y significa “el chino es una lengua ideográfica, mientras que en la segunda viñeta significa el japonés es una lengua ideográfica-silábica… No revisen si está bien escrito, ni yo mismo puedo asegurarlo, pero seguramente alguien que entienda y sepa esos idiomas, podrán aportar algo aquí en el blog.
  • La ortografía era considerada una de las ramas de la gramática, pero ahora es un tratado aparte porque normaliza toda la grafía con base fonológica.

Considerando todo este proceso de aprendizaje, aún me siento muy inseguro para escribir un ensayo o artículo.

¡Pero voy por el buen camino!

=)





Aprendiendo a aprender

23 09 2011

Taller de redacción

Casa de las humanidades

Coyoacán

Estoy convencido que todos los días aprendemos algo nuevo, sea conocimiento, experiencia u otras personas. Llegué a esta casa de las humanidades en Coyoacán un poco descontrolado mentalmente porque nuestro portalito sigue sin funcionar bien y ese sinsabor me distrajo. En la mañana temprano fui a ver a José Luis Soto en ESIQIE, luego a pagar en el banco para enseguida dirigirme a entregar una computadora portátil a la hermana de mi amiga, María Eugenia, a quien vi muy rápidamente por la premura del tiempo.

Regresé a mi escuela con varias llamadas que no pude atender, para después ir en transporte público a esta casa de las  umanidades de la UNAM. Cumplí con los trámites administrativos de rigor y me dirigí al salón de clase a conocer a mis compañeros por 12 semanas y a la maestra.

La maestra Concepción es una persona muy interesante de conocer, con una experiencia de más de 30 años dando clases, cursos y talleres, con un amplio conocimiento en literatura, lo que me motivó a dejar a un lado ese sinsabor de la mañana.

Aprendí el día de hoy que la escritura es un proceso  que se divide en cuatro grandes fases:

  • Pensar: Para tomar decisiones narrativas
  • Investigar: Para conocer más
  • Redactar: Para plasmar las ideas por escrito
  • Corregir: Para regresar al inicio del proceso

Me comprometí a tener la mente abierta a todo lo nuevo, y me encontré con algunos conceptos desconocidos como “pergeñar” que significa idear algo con habilidad y “fenecer” que significa morir, conceptos suficientes para poco a poco ampliar mi vocabulario.

¿Sabías que el lenguaje es una forma de ordenar el pensamiento y que lo aprendimos de manera natural escuchando las palabras desde pequeños? Casi podría asegurar que desde que estamos en el vientre materno, empezamos a aprender el lenguaje. Este lenguaje además, nos ayuda a jerarquizar nuestras ideas.

El lenguaje y la escritura convergen para crear el aprendizaje de manera continua así que utilicé mi cuaderno de notas que Liliana me regaló para dibujar el esquema que se me vino a la mente y recordé el símbolo de “reciclaje” que nació de un concurso para celebrar el día de la Tierra el 22 de abril de 1970.

Necesitamos aprender con “h” mencionó la maestra, y en mi mente vinieron imágenes de policías atrapando a delincuentes, que es donde he escuchado ese concepto, pero ahora entiendo otro significado de “aprehender” donde el lenguaje es un medio de comunicación y es una forma de preservar las ideas, involucrando en este proceso a la imaginación y a nuestro vocabulario.

La maestra Concepción nos hizo una pregunta ¿qué vamos a mejorar? Sabemos escribir, pensamos en nuestro propio contexto pero nunca nos detenemos en pensar que podemos mejorar en:

  • La propiedad
  • La corrección
  • La eficiencia comunicativa

Por propiedad entendemos la adecuación interna entre lo que pensamos y escribimos, la corrección es el proceso de distinguir cuando utilizamos inadecuadamente algún concepto, mientras que la eficiencia comunicativa es la transmisión de un mensaje que sea comprendido por nuestro lector pero sobre todo, aceptado.

Esto nos trae como reflexión, para los que intentamos escribir de manera decorosa ponencias y escribir trabajos para enviar a congresos que debemos reflexionar para quiénes escribimos, bajo cuáles circunstancias y en qué contexto va a leernos.