Culturización inevitable

30 05 2011

La temperatura en la ciudad de México era de aproximadamente 30ºC, no apta para caminar a cielo abierto, las escazas sombras
del centro histórico albergaban a personas en una amalgama multicolor, de tonos y tamaños, géneros y aromas. No obstante, el compromiso de ir al encuentro de “el vuelo de las imágenes” invitaba a seguir de la mano del sol. Las puertas abiertas del Museo Nacional de Arte fueron un alivio temporal, donde la arquitectura, la distribución y las personas que entraban y salían, formaban un matiz de imágenes pleno de cultura. Las escaleras me llevaron a la primera sala, cuya distribución albergaba a las mitologías de la creación, de manera paralela a la cultura prehispánica, mitología y cristianismo.

El arte plumario novo-hispano.

Las plumas fueron objeto de adorno en la cultura prehispánica. Su significado entre lo sagrado y las creencias, llevaron a mitificar la llegada de los españoles que, adornados con yelmos emplumados, fue anunciada (según el Códice Florentino) en el espejo de obsidiana que un pájaro habría llevado al tlatoani Moctezuma.

Esto creo un paralelismo entre héroes y figuras sagradas, llevando el arte de utilizar plumas en cuadros, a un nivel iconográfico
donde el arte y ciencia tienen un punto de encuentro como los amantes en el umbral del enamoramiento. Ábsides albergaron los resultados de esta técnica donde se conjunta magistralmente la cultura mesoamericana y la cristiana occidental.

Dentro del museo se encuentra una sala de lectura, cuya idea se puede retomar para formar círculos de lectura o un club de lectura dentro de las unidades académicas, para fortalecer el hábito de la lectura e invertir en reflexiones no de libros de trabajo, sino de libros que permitan expandir nuestra cultura.

En algunos espacios se encontraban fragmentos musicales de obras que se escuchaban en la época en que se realizaron, pudiendo
rescatar la música barroca mexicana como “Magnitifac 8”, cantos gregorianos “christe
redemptor
” y “christus factus est pro nobis”, proporcionando una dimensión sensorial en tiempo e imágenes.

Pueden entrar a la exposición virtual en

http://www.munal.com.mx/plumaria/

Aunque recomiendo la visita personal como una manera de convertir el tiempo en gotas de cultura.

Anuncios




El rapto de Serrallo

17 05 2011

Los eventos culturales alrededor de las celebraciones del 50 aniversario del CINVESTAV traen para todo el público académico, una representación de la ópera “El rapto de Serrallo” protagonizada por jóvenes actores y cantantes de ópera del Taller de Ópera del INBA. Esta representáción se llevó a cabo en el Auditorio “Dr. Arturo Rosenblueth” del CINVESTAV Zacatenco, con los siguientes elementos:

Piano + Laptop + Proyector + Bocinas + Biombos

Algo sencillo, pero no por eso desmerecedor del reconocimiento a la calidad de los protagonistas. Asistieron alrededor de 150 personas, contando al grupo protagónico, que conté a 20 en total. Puedo resaltar  que a pesar de la juventud de los cantantes, tienen un gran potencial para ser cantantes de primer nivel. Por momentos, Constanza interpretada por Liliana Hernández, alcanzaba muy bien las notas exigidas por el personaje, Belmonte protagonizado por Alberto Pérez, conmbina muy bien su calidad vocal con el movimiento en escena, pero la que mejor interpretó su personaje Blonde (doncella de Constanza) fue una jovencita Elisa Pérez quien tiene cualidades histriónicas naturales de primer nivel. Osmin interpretado por Luis Sánchez, a pesar de su escasa corpulencia, es bajo, tiene potencia en su voz, claro, con los años, podrá mejorar significativamente.

Me dí a la tarea de buscar alguna escena en Internet que me diera una idea sobre la obra de Mozart, y lo que encontré, fué una puesta en escena muy elaborada, con la orquesta y cantantes de primer nivel, la ópera es de alta calidad.

Los actos.

El primer acto empezó con un retraso de 20 minutos, debido al escaso interés de la comunidad del CINVESTAV. Siguiendo el programa que nos dieron en la entrada, pude “empatar” con lo que veía en escena. A pesar de ser jóvenes, es notable que les hace falta un acondicionamiento físico mejor, ya que por momentos, el aire les faltaba para alcanzar algunas notas musicales, que fueron interpretadas por el director, el maestro Marco Antonio Verdín, al piano.

Para el segundo acto, mostraron interés por ganarle tiempo al tiempo, y dieron un intermedio de 10 minutos, tristemente ví como de los 150 que empezamos, solo regresaron alrededor del 80%. El aria de Belmonte, en el reencuentro con su amada, es un momento intenso de amor, bien interpretada.

El tiempo corre como agua entre las manos, y para el tercer acto, el drama y la angustia de ser atrapados, finaliza con la libertad de los amantes por parte de Selim, mostrando además, que los finales felices, pueden coexistir en la ópera. Es importante mencionar que la interpretación fué en alemán, con subtítulos en español, en el fondo de la pantalla.





La Valquiria

17 05 2011

¿Hasta los Dioses son presa de las pasiones? Al parecer, todo apunta que sí. Una muestra es la ópera que presencié en el Auditorio Nacional este sábado 14 de mayo, en compañía de mis amigos. La red RIIEEME es un grupo de exóticos que les encanta asistir a la ópera, y como un exótico más, me integro al grupo, desde hace algunos meses. Antes de la ópera, tuve una reunión de trabajo cerca del metro Normal, y salí corriendo al encuentro de mis amigos. Desafortunadamente, ya había empezado la ópera, y fuí conducido al “balcón de los castigados”, lo nombro así, debido a que por reglas del Auditorio, para no interrumpir en las entradas principales, dedican una especialmente para los que “llegamos tarde”. Ojalá y no se convierta en un mal hábito.

Empecé a ver la ópera faltando unos diez minutos antes de que terminara. La Valquiria. Un título alemán, siendo su lugar de origen, basado en las leyendas germanas. Estaban en el escenario Sieglinde y Siegmund, dos mortales enamorados, que cantaban a la luz de la luna, su amor. No entré contextualizado; es decir, no pude asistir a la plática inicial que cada sesión de ópera, brindan en el Lunario de manera gratuita, por Sergio Vela que, con su conocimiento y amplia experiencia cultural, nos induce a observar con mayor detenimiento el desenvolvimiento de los personajes, las características escenográficas, y los momentos más significativos de la obra.

¡Resulta que eran hermanos! Bueno, en nuestra cultura mestiza, es una relación que se prohíbe debido a riesgos genéticos que darían lugar a descendencia que se caracteriza por distintos grados de retraso mental y un conjunto variable de
anomalías somáticas, y algunas otras enfermedades. Aunque antes, estas relaciones no eran mal vistas por algunas sociedades europeas.

Llegó el intermedio, y con ello, pude acudir a la compañía de mis amigos, los riieemitas (así les digo de camaradería), para tratar de ponerme al corriente de los pormenores de la ópera. Ya en mi lugar, para el segundo acto, me sentí como en casa, rodeado por los amigos. Los dioses Wotan y Fricka, esposos, empiezan en la escena, en la que Wotan busca defender a su hijo mortal Seigmund en la batalla con Hunding, pero sin contar con que la diosa del matrimonio, su esposa Fricka, no quiere a Siegmund porque es producto de la infidelidad. ¡Miren nada más! Nótese lo siguiente: Siegmund es hermano gemelo de Sieglinde, los cuales se aman, y ella es hija mortal del Dios Wotan, por lo tanto, si son gemelos hermanos, entonces él también es hijo de Wotan… No, si les digo… estos enredos se dan a todos los niveles. Bueno, el segundo acto tarda más que los otros dos, pero la música, la calidad de las voces, la trama que no repite ningún parlamento, son motivos suficientes para que quedemos a merced de una obra y al pendiente de cualquier detalle para no perderse en los enredos. Pero claro, la hija desobediente de Wotan, Brünnhilde defiende a ¿su medio hermano Siegmund? en su lucha contra Hunding, a quien está a punto de derrotar, pero aparece Wotan, y lo deja a merced de su enemigo quien lo mata, y Brünnhilde escapa con Sieglinde ¿su media hermana-cuñada? para salvarle del castigo de Wotan.

Alrededor de las… bueno, dejémoslo en “x” horas, entramos para presenciar el último y tercer acto. Valquiria no estaba sola, tenía ocho hermanas, quienes no pudieron defenderla de la ira de su padre Wotan, huyen dejándolos solos para que reciba su castigo, nada mal por cierto, porque pierde su inmortalidad, y queda a sujeta a las pasiones humanas, donde será objeto de castigos “pasionales” por un esposo que la tratará muy mal… bueno, eso queda como pendiente para la siguiente parte de la ópera. La autoridad parternal, de la cual, la mayoría de nosotros rehuimos en algún momento de la vida, se fortalece cada vez más, a pesar de los ruegos y justificadas razones de desobedecer, por parte de una hija, que aceptó a final de cuentas su castigo.

Una excelente ópera… es mi segunda favorita.





Tosca en Bellas Artes

16 05 2011

Se abrió la temporada de ópera en Bellas Artes. Un excelente escenario. La seducción de Tosca no relució esta vez, aunque es rescatable su vocalización, la potencia de su voz que retumbó en las cuatro esquinas del Palacio, la pasión brilló por su ausencia. Le faltó un poco más de actuación a Tosca. El vestuario fue un detalle que mantuvo ocupada a Tosca que estuvo más ocupada en ocultar sus bellezas que en actuar. Al parecer, Mario no era el personaje que más le apasionó. Ni Scarpia produjo mayor deseo que el de un niño por un juguete. El tenor Mario, ah! trató de ser seductor con Tosca, mas ella no se lo permitió. Claramente, se vió el leve rechazo por propiciar el acercamiento por parte de Tosca.

En el primer acto, algo sobresaliente, fue el coro formado por monaguillos que le dió vida y pasión a la obra, ya que celebraban la derrota de Napoleón, aunque llegó Scarpia, y todo lo interrumpió. En el segundo acto, al parecer el drama surgió, torturan a Mario, chantajean a Tosca, que finalmente cede a los embates seductores de Scarpia, claro, salvaguardando la vida de Mario. Un detalle por resaltar: la escena cuando Tosca pone el crucifijo en el pecho de Scarpia, no apareció. En otras versiones, sí aparece esta escena. Para el tercer acto, tras las líneas que escribe Mario por su amada, ésta llega trazando el plan de salvación; primero se encoleriza Mario cuando ella le comenta que aceptó ser de Scarpia, pero cambia de actitud, cuando ella le comenta la tragedia que protagonizó para salvarlo. Las arias de Mario y Tosca, es algo que podemos rescatar. Faltaron los ingredientes de pasión, amor, lujuria, y emociones, tanto de los protagonistas principales, como de los guardias y personal de seguridad de Scarpia.

La música por momentos opacaba la voz de Mario y de Tosca, aunque los arreglos fueron el ingrediente que dió vivacidad y tonalidad a la obra.





El Castillo de Barba Azul

11 05 2011

Un hombre con pasado que no puede ser recordado de viva voz, un hombre torturado por ese pasado, que tiene a tiro de piedra, a una hermosa mujer, Judith, que, adolece de una curiosidad por saber más y más, sin preveer que en un momento, ese afán por desvelar más, la llevará a ser la última víctima de Barba Azul. Una vez más, las pasiones, personaje principal en la ópera, son el eje sobre el cual gira la presencia de un hombre torturado por satisfacer a una mujer libre, conquistadora y amante de los placeres de la vida.

Esta expresión lírica culmina con la apertura de la séptima puerta, donde Barba Azul se muestra renuente a abrir porque sabe que hasta ahí será el fin del camino para Judith, se siente halagado por satisfacer esa atención que demanda la mujer. El pasado se refleja en fantasmagóricas figuras de mujeres hermosas, que en diferentes tiempos de su vida, representadas en el amanecer, el medio día, el atardecer, y por último, el ocaso que viene a llenar la mujer curiosa.

Un universo pasional, salpicado por la experiencia virtual de la música, innovadora para sus tiempos, con avances en cambios de ritmo, que representan la metáfora de la voluntad del amante y la amante de las pasiones.





Tosca en TV

9 05 2011

“¡Me has traicionado!”

Frase común cuando las personascse sienten traicionadas en su confianza, cuando suponen una verdad, cuandocpiensan por el otro, en ocasiones es muy común que las personas se sientan así.cPero es un sentimiento que daña, que daña no solo a la persona que lo siente, sino a la persona “traidora” porque a veces las acciones no son siempre lo que aparentan. Es difícil ponerse en el lugar de otro. Lo que piensa, lo que siente.

“¡Mario! ¡Mario! ¡Moriré contigo!”

El amor en su máxima expresión, dar la vida por otro. Solo las personas que aman, con un amor inmenso que no cabe en su ser, son capaces de ofrendar su vida por otra persona; las religiones tienen esa premisa como un símbolo de máxima expresión del amor, aunque para algunas personas, el amor no exista, aunque supongan que solo es una ilusión pasajera.

“¡Es una boba!” Dirían algunos intelectuales, cuya expresión solo delata la falta de confianza en otra persona, en el miedo que sienten de ser dañados, o que sean dañados nuevamente, por algún desamor que los orilló a pensar que el amor no existe, pero cuando lo encuentran, buscan de todas formas desacreditarlo, fingir no verlo, y sumirse en el mundo pasional que se fundamenta en el amor efímero, casual, sin raíces.

“¿Quiere que busquemos juntos el modo de salvarlo? A las mujeres hermosas no me vendo por dinero…Tengo a tu Mario en prenda… Eres demasiado bella, eres demasiado amorosa… Como hicimos con Palmieri… una ejecución simulada…”

El chantaje, arma de los débiles, cuya fortaleza espera ser el último recurso al que recurran cuando no tienen otra
opción. Conquistar el amor de una mujer, siempre es un reto, pero el chantaje solo es el arma de los cobardes, que se aprovechan de la situación débil de otros. La belleza es efímera, el ser hermosa, no. Perdura con el tiempo. El que
una mujer sea amorosa, solo denota que es una mujer segura de sí misma, de sus actitudes y aptitudes, independiente, libre y soberana como cualquier ser humano, libre de amar, de volar con la imaginación, y de liberar sus pasiones en el momento que lo desea, siempre en el contexto de su responsabilidad.

Cuando Tosca se siente acorralada, y ve que el amor de su vida se encuentra en peligro, escoge la opción última, salvarlo fingiendo aceptar los favores pasionales, recurso al filo de la navaja, que orilla a tomar decisiones bajo presión.

¿Qué hacer por un amor? Todo… Ir por el amor, en donde sea que se encuentre, hasta debajo de las piedras, hasta el fin del mundo, no hay imposibles para ir en busca del amor, o para salvar el amor. Esa decisión de Tosca por su amor, puede ser interpretada por todos como una opción lógica, aunque si examinamos bien la trama, podríamos suponer que en lugar aceptar la propuesta, podría haber ofrecido sus favores a los guardias que custodiaban a Mario…

“¡Este es el beso de Tosca!”

¡Ah! El amor, expresado en la unión física… en los labios, lugar donde las terminales nerviosas son muy sensitivas. Pero con un sarcasmo en la escena que, solo logra darle fin a la incertidumbre en su mente, tratando de aprovechar que la orden de salvación había sido firmada. Pero como por lo general ocurre, no se espero a verificar la veracidad del compromiso.

“Se desvaneció para siempre mi sueño de amor… ¡nunca en la vida había amado tanto! Mi alegría y deseo nacen de
ti… ¡Es tan dulce tu voz…!”

Este sentimiento sublime del ser humano, nubla la vista, cierra el pensamiento lógico, y enciende los sentidos primitivos, pero con el afán de ser uno del otro, uno para el otro, pero sin dependencia, con libertad y compromiso, quienes lo asumen, hinchan su corazón de sentimientos; creyendo que el triunfo se encontraba cerca, así como la salvación del ser amado. El peligro radica cuando fundamentamos el amor con raíces externas. Amar, si amar, pero no dependiendo del otro. Amamos por amor, no por otro.

“¡Qué apuesto es mi Mario! ¡Mario levántate!”

Cuando, “el simulacro” termina, Tosca se da cuenta que Mario fue realmente muerto, creyendo que finge, busca vanamente, una respuesta. Pero no, Mario realmente sucumbe a las balas de los adversarios, cuyo compromiso con la responsabilidad, acaban la tarea encomendada; siempre la responsabilidad por encima de valores y sentimientos. El final de Tosca, no es inesperado, ya que ella estaba dispuesta a ofrendar todo, y recalco TODO por su amor, y la decisión de dar su vida, solo enmarca el amor que sentía por su Mario.

La intérprete, María Guleghina, sublime en su actuación, con una voz potente, que endulza los oídos, es un ejemplo de la ópera, pero de una ópera de calidad, con una escenografía que no distrae la trama, pero que sí contextualiza la obra de una manera sencilla pero original.





Ópera: El Conde Ory

11 04 2011

Una ópera ligera, de comedia. Estructurada en dos actos. Destaca el tenor latinoamericano Juan Diego Florez. La potencia en su voz es sobresaliente, aunque a la par de la música de Rossini, la combinación resulta agradable. Algo diferente con respecto a mis antecedentes inmediatos operísticos. No me gustó del todo. El segundo acto fue mucho mejor que el primero por la dinámica establecida en la trama. Los enredos pasionales se salen de control en un trío donde la seducción toma forma y la disponibilidad sin fuerzas de la condesa, que finalmente sucumbe a la tentación, de estar en la cama con dos hombres a la vez, aunque uno solo sea el personaje, y donde  los quereres del conde Ory encuentran también un sesgo hacia su fiel paje.