La traviata…

18 04 2012

Tres actos para describir el extravío de Violeta no son suficientes para mostrar los sentimientos de una mujer libre e independiente. Amor por un lado, pasión por los placeres por otro y el dolor de la inevitable partida son solo aspectos de una misma cara que, cual diamente tallado finamente, dejan entreveer el drama de la vida misma.

“Sempre libera”, siempre libre para vivir de un placer a otro es un cliché que, lo contrario a las ideas del cambio y la transformación, es una expresión intensa en la búsqueda de encuentros y uniones con otros seres.

Presentada en tres actos distantes en el tiempo, el salón en casa de la Traviata, su casa de campo en las afueras de París y en la intimidad de su habitación, lencontramos a la muerte siempre presente en la vida de todos, disfrazada de un médico de cabecera, invita a la reflexión para que a pesar de las dificultares y los avatares de la vida cotidiana, es un gusto trascender a pesar del tiempo y de la vida, dejando huella a nuestro paso.

Anuncios

Acciones

Information

Me interesa saber tu opinión, déjame un comentario, reflexión o cualquier aportación ¡será bienvenida!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: